EL FIN DE UNA CHAQUETA EN MANOS DE UN SASTRE CARNICERO

La verdad es que hoy no traigo buenas noticias… Escribo este post sosteniendo las lágrimas que probablemente huelan a “Le Male” de Jean Paul Gaultier, producto de aquella vez que hice el experimento de tomarme un corto de perfume para ver si uno después lo sudaba y así encontrar la solución al olor a rodilla que se pasea por el metro… pero no resulto.

Ahí estaba yo, con ganas de lanzarme de un precipicio o peor aún, de comprarme bolsos de Louis Vuitton pirateados en la calle para una segura muerte social. Ahí estaba yo, en un día nublado con mi chaqueta descuartizada por un asesino del género, por un psicópata del fashion… mi chaqueta había sido operada por un sastre carnicero.

Les cuento la historia. Caminaba yo con mi capa roja y mi canasto de galletas por el centro de mi querido Concepción, en busca de algún tesorito de la ropa usada con el que pudiera lograr cubrir mi hermoso cuerpecito de modelo durante el invierno. De pronto, me encontré con un cerro de chaquetas y un cartel amarillo con tempera que decía: 7 chaquetas por $1.000… “Oh dios mío”, exclamé y tomé fuerzas para navegar en medio de ese cerro de brazos y botones. 7 chaquetas compré, es decir, a $143 cada una, entre ellas una Ralph Lauren y una Bill Blass de las pocas que había visto para hombres aunque aun existe una discusión en torno a eso, lo que era cierto es que tenía cortes masculinos (si no sabe quién es Bill Blass pinche aquí).

Lo único malo, es que la chaqueta había que ajustarla a este enjuto cuerpo en algunas partecitas. Pasó el tiempo y en busca de alguna ropita en Calle Banderas me encontré de pronto con este lugar y yo iba caminando justamente con mi chaqueta puesta (me quedaba grande pero era tan linda… sniff)

“Oh, que maravillosos lugares podre encontrar dentro de esta galería”- dijo Ulises – “Tal vez está lleno de misterios y aventuras, vamos a recorrer” y tomando impulso con mis 2 piececitos  me dirigí a recorrer nuevos parajes. Y ahí estaba lo que se presentaba como un milagro de $7.000 por el ajuste de mi chaqueta, todo amable, todo generoso, nada hacía presagiar que un par de días después ese mismo señor del local 29 me entregaría en mis manos el cuerpo sin vida de mi chaqueta.

 

Debí presagiarlo el día que me dijeron que estaría mi chaqueta para el sábado pero no estuvo lista sino hasta el lunes, debí presagiarlo porque nadie más entraba a esa sastrería llamada “Sharon” (sic), debí presagiarlo en el momento exacto cuando me entregó la chaqueta y me la probé… y yo la vi y mis ojos se llenaron de lagrimas por el dolor que sentí en mi alma, yo haciéndole publicidad y tratando que la gente vuelva a las sastrerías y así es como responden…

Pero si desde las cenizas revive el fénix, si desde los videos prohibidos se reinventa el profesor Rossa, si desde la tragedia misma Golborne ahora es candidato a presidente ¿Por qué no podría yo renacer desde mi propia chaqueta? … Tomé su cadáver y caminé, aun tenía vida en sus botoncitos viejos y le dije: “Hija, no temas, en tu nombre escribiré una historia para hacer justicia, pero también buscare al médico del alfiler que te recupere y te resucite, no te preocupes, tu vida será otra mejor cuando esto pase, descansa por un tiempo en el fondo de mi closet, pronto volverlas a tener vida nuevamente, ya verás, ya verás”.

Y así, pasando por fuera de la pérgola de las flores mientras la gente lanzaba en homenaje pétalos y alfileres (algunos de los cuales llegaron directamente a mis ojos les diré), retomé camino a mi casa, con la esperanza puesta en encontrar a los mejores sastres que nos ayuden a mejorar la enfermedad amplia de nuestras chaquetas en vez de volver a sastres carniceros que nos hagan doler nuestros ya heridos egos fashionistas.

Por eso hago un llamado urgente…. ¿Tiene usted algún dato de sastres buenos y ojalá a precios razonables que nos permitan salvar a nuestras chaquetas? Ayúdeme, ayúdese, ayudémonos todos en esta cruzada de salvar al mundo del sastre chacal, del sastre carnicero.

Anuncios

7 comentarios en “EL FIN DE UNA CHAQUETA EN MANOS DE UN SASTRE CARNICERO

  1. Mira… En Manuel Montt con Simón Bolívar, me arreglaron una chaqueta y unos pantalones que convertí en pitillos…

    Pero ojo!!! Habla con el sastre!!! No con las señoras que atienden!!

    El precio… Mmmmmmmmm creo mas que razonable.

    Saludos y Suerte! Me comentas que tal…

  2. Hola, yo he ido a esa Galeria y en una oportunidad me encontré que de ese local salia un cliente muy molesto y gritando en contra del sastre quien de una manera grosera le respondía.
    Pero no todo está perdido porque en ese misma galeria existe otro sastre que trabaja super bien y ese barato Sastreria “Don Hugo” (es el nombre del sastre y se encuentra en la entrada a mano derecha como a 2 o 3 locales del chacal del sastre)
    Saludos y muy bueno tu blog
    Gerardo

  3. Yo tengo el dato de un buen sastre, que le hizo un perfecto traje a mi hermano, pero queda en Conce :/

    Aún existen sastres buenos, pocos pero buenos; dedicados pero pocos.

    Saludos! 🙂

  4. Que fome, pero así como ahora cualquiera se puede llamar a si mismo diseñador (tipo Roxana Muñoz o Katty Barriga) hay mucha gente que se hace llamar sastre como manera bonita de “adornar” a un costurero. Por lo que vi a tu chaqueta no la modificaron como debía ser, simplemente abrieron el forro por un lado la dieron vuelta y le metieron por los costados y la manga. Una lastima porque lo que tú buscabas era un trabajo donde prácticamente hay que desarmar algunas partes de la chaqueta.
    Espero pronto puedas encontrar uno bueno 🙂

  5. Yo tengo un sastre llamado Don Hugo, vive en Tome, pero trabaja en Concepcion. El me hace los trajes a la medida solo con telas super 140 y super 160. Por hacer arreglos en chaquetas cobra quince mil, pero las desarma completas para luego volver a armarlas y quedan impecables. Hasta la fecha me arreglo tres chaquetas y unos 6 pantalones, Su fono es 96104533.

    Saludos.

    Miguel S

A ver... y usted que opina??? Comente pues !!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s