HOY NO ME PIDAN HABLAR DE MODA…


Si no he podido escribir estos días no es porque no quiera, es porque no puedo, no puedo hablar de moda y trapos, de cómo vestir o dejar de hacerlo cuando en uno de los extremos de mi país la gente pide justicia y un trato digno y ni siquiera los escuchan, porque las decisiones se toman en Santiago y en Aysén deben acatar.

Quienes vivimos en regiones sabemos lo diferente que es el mundo dentro de un mismo país, de hecho, si los santiaguinos tuviesen un espejo auditivo se darían cuenta que cuando hablan de injusticias sociales siempre invocan sus propios problemas locales como un mal país. Y ahí está Aysén y ahí de a poco empieza el mundo a decir que aquí algo no anda bien, que algo no está descentralizado y es justamente la autonomía y el poder. Aysén es sólo una muestra de años de abandono que hoy habla ahogada en medio de lacrimógenas y dolor del alma, de ese que sólo nace con la impotencia de ver que lo justo es innecesario e inconveniente para 2 o 3 que mandan. Cómo escribir de moda y estilo mientras mi país está cojo porque cree que los dedos son más importante que sus manos y que mientras su corazón esté protegido por esta cortina de smog, todo el resto del mundo seguirá caminando como siempre.

Como escribir sobre mi colección favorito de Thom Browne, uno de los diseñadores con los que he rayado la papa este último tiempo cuando Daniel Zamudio está en un hospital producto de que un grupo de animales no entendió que en la vida existen más que ellos mismos. Brutales, animales, chacales y asesinos intentaron matar a alguien que nada les hizo más que existir, pintaron signos en su cuerpo con la propia piel y con la propia sangre de una víctima que hoy en el acto de valentía de quien sufre, lucha por vivir en medio de la intolerancia de un país que no le permitirá apelar una ley que impida la intolerancia, porque un grupo de religiosos pechoños cree que es mejor dejar libre a quienes hacen daño que aceptar que otro pueda ser feliz. Asesinos y criminales son ellos que escriben con letras santas la intolerancia a la existencia y pronuncian en palabras santificadas el llamado al odio y a la destrucción.

Cómo escribir de moda cuando los candidatos del mañana, de ese mundo que queremos crear son los mismos que crearon las falencias y desigualdades de hoy, cuando reproducirán con sus planes de gobiernos un mundo binominal y designado, transgénico y conveniente, cuando vestirán de traje de fiesta en medio de la triste realidad que nadie puede reconstruir.

Como escribir de moda y estilo cuando veo ante mí, la posibilidad cierta de un mundo mejor apagada por las voces de la intolerancia a lo diferente, que se hacen institución y gobierno, cuando se hacen educación y salud, cuando se han inventado sueños que hoy, en Aysén y Daniel Zamudio se pueden resumir en una desigualdad Cuantitativa y cualitativa, de números convenientes y de realidades avergonzantes…

Aysén respira por una herida, ofendido al igual que otras regiones, por el desamparo y la miopía de 5 presidentes y un dictador, mientras Daniel Zamudio respira por la herida abierta de la discriminación… Y usted quiere que hable de moda y estilo? Tal vez hoy no, tal vez lo haga mañana pero no me pida hablar de lo bello del mundo cuando un hombre y una comuna, una región y un país respira dolido en medio de la herida de la desigualdad.



Anuncios

A ver... y usted que opina??? Comente pues !!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s