LA GALA DE VIÑA DEL MAR

Primero que todo decirle que si le da paja leer tanta cosa, el miércoles 22 de Febrero (mañana) aparecerá un resumen de este artículo en mi columna de EL DINAMO, no habrá resentimiento si llega hasta aquí y lee mañana los 3860 caracteres que se publicarán en ese medio, pero en ese espacio no alcanzo a desmenuzar todas las aristas de esta gala.

Probablemente usted está esperando de mí la lista de los peor y mejor vestidos. Si, algo de eso hay, pero están tan sabrosas las aristas de la gala de Viña que ¿por qué no desgranamos el choclo también por otros lados? Comencemos

1. MEJOR VESTIDOS

Mire, al contrario de lo que sucedió en años anteriores varios hombres fueron vestidos acorde a la situación (o al menos lo intentaron), de hecho vimos a un Tiago Correa que lució perfecto frente a las cámaras aunque con el pelo un poco desordenado, pero que fue uno de mis favoritos. Entre los diseñadores, Sergio Arias, el diseñador chileno que tiene la franquicia de Ziano Montello en Chile, se hizo la navidad y el año en medio de esa noche y probablemente tenga que pagar el medio IVA este mes por tanta venta, porque estuvo vistiendo a más de la mitad de los asistentes a la gala de manera sobria y juvenil, pero conservando el estilo de cada uno… Bien por Arias.

El resto de los asistentes vistió de Paco Rabanne, como Jordi, el animador que desanimó toda la noche con sus comentarios entrecortados y carentes de humor. Roberto Vander fue, según leí en Glamorama, con un Hugo Boss que déjenme decirle que se veía harto mejor que varios lolitos pero que por su edad y bajo perfil probablemente a ningún medio le interesó destacar. Tuvo que haber ordenado su humita un poco antes de caminar por la alfombra roja pero Roberto, no importa,  yo y mi abuela somos tus fans y tú mereces estar entre los mejores vestidos.

2. PEORES VESTIDOS.

Todos hablan de Ricardo Oyarzún como el peor vestido, y sí, hizo un esfuerzo entrañable por dejarnos un trauma cerebral con su traje indescriptible. Sin embargo hubo algunos detalles que uno no deja pasar para una gala. Por ejemplo “Marrasquino”, el +1 de la Marlen y su corbatín chueco y su pañuelo rojo, que personalmente no me gustan en una gala (azul o blancos), cometió el error de no abrochar su traje de 2 botones aunque fuese sólo para la foto.

En otros puntos del mal vestir estaban el Nico Massú y su eterno pelo largo que nunca peina y que siempre tiene frizz y Karol Dance con esa corbata que era probablemente plástica y que no se esperaba menos de un personaje que estuvo (y va derecho a estar de nuevo) entre los peores vestidos del año (aunque hay que reconocer que del año pasado a este año Karol tuvo un saltó gigante entre su traje blanco Chino Rios style al traje oscuro que llevó esta vez).

Eso entre la gente que usted vio, pero hubo un lote de personajes que pasaron antes que empezaran a filmar el desfile que vimos por Chilevisión y que claramente fueron por lejos los peores vestidos, todos dispuestos y dignos de un matrimonio o el bautizo del chicoco más chico o bien engalanados para una fiesta tropicalísima o para la cumbre del sound, engalanados en cuellos que emulan a Zamorano en sus peores momentos y que por una extraña razón se ha impuesto como un look de gala entre convirtiéndose en un símil masculino de la “Shalabota”. El representante de España, bien vestido y todo,  apareció más tostado que café del starbuck`s por lo que tuve que incluirlo en la lista de los peores vestidos de la gala.

Peeeeeeeeero por lejos el peor vestido de la vida y de los mundos de las alfombras rojas es el chico de Calle 7 de TVN Felipe Camus, acompañando a su novia que es candidata a ser reina del festival y que no escatimó en show para acaparar prensa… Aunque dígame que no se le pasó la mano.

¿Qué le parece este modelito de alfombra roja? Digno de Cannes ¿cierto? Para que entonces gastarse en pelar a Ricardo Oyarzún si tenemos esta memorable foto que ya había partido mal con los pantalones, la camisa y las zapatillas pero que terminó peor con la alfombra de pelos al descubierto en medio de un lugar que se quiere vender como un espacio de glamour chileno.

  1. RAFAEL ARANEDA: COMO VESTIA EL ANIMADOR

El animador del evento es un eje principal de la gala. Todos los ojos están puestos sobre él, en realidad sobre la animadora, pero al menos los mios sobre como viste quien dirige la orquesta de las vanidades.

Yo tenía mi celular en la mano expectante a lo que mostraría el Rafa con el traje de Sergio Arias, quien los viste desde los tiempos de “El Baile” en TVN. Tenía un par de ideas de lo que iba a mostrar porque uno igual tienes sus informantes. De pronto aparece de la mano de una deslucida Eva Gómez que parecía llevar un cierre en su Rubén Campos, y quedé un poco preocupado. En los días previos había leído y escuchado que el Rafa había bajado unos cuantos kilos en sus vacaciones los que se notaron principalmente en la chaqueta que ante cualquier movimiento rápido demostraba su amplitud. El aumento o baja de peso de un participante de la gala no es un dato menor si pensamos que fue una de las grandes limitantes para destacar aún más del vestido de Paulo Méndez que lució la Pancha Merino.

El Rafa debió haberse preocupado de ese detalle principal al momento de vestir trajes a la medida, es decir, mantener el mismo cuerpo que se tiene que al momento de probárselo. De los cortes y del color de la chaqueta y el pantalón no puedo decir nada más que una buena crítica, principalmente porque Sergio ha sacado de las tinieblas oscuras de la moda a un hombre que recordemos fue conocido con la típica polerita de cuello piqué color amarillo pato en medio del “Revolviéndola” y con unos rulitos en su su pelo que la Pequeña Lulú aún reclama su autoría. Debo decir eso sí que en televisión la chaqueta no lució tanto como en las fotografías y, con este detalle, pongo sobre la mesa el debate de si quienes visten para la gala deben hacerlo para la vida real o para la televisión, porque el detalle de raso que Jordi llevaba en su pantalón en televisión se veía horrendo pero en fotos destacaba mucho más y lo hacía ver más jugado y divertido.

4. LA IMPORTANCIA DE UNA GALA

Tal vez usted esté pensando que ya está chato de tanto bombo a un evento caracterizado por lo pobre de su “cámara en 360º” o por mostrar unos tajos en los vestidos más grande que cesárea de emergencia y que, al igual que el estampado floral para TODAS las primaveras veranos, es sólo tendencia en nuestro país. Sin embargo es justamente de eso de lo que se trata una gala. Aunque usted no lo crea existen en el mundo verdaderos cazadores de alfombras roja porque finalmente estos eventos fashionísticos producen el morbo del pelambre pero también el ejercicio de la gloria del “buen gusto!” por parte de quienes logran acertar.

Desde un tiempo a esta parte las críticas a las galas y el poderío popular de twitter son los verdaderos referentes de la moda. No por nada Roberta Armani,  una de las herederas de esa  PYME familiar llamada Armani, ha dicho que “Twitter es mejor que una campaña publicitaria”, no sólo por el nivel de difusión sino  porque los costos de publicitar un vestido en la gala son muchos menores que los de la prensa tradicional pero con resultados más inmediatos y con mayor precisión en el cálculo de la efectividad. Nada más cercano a la realidad lo que dice esta niña ¿o usted conocía a Claudio Mansilla antes de la gala? Visto de esa manera, la gala resuena a trampolín de talentos emergentes y a juicio de marcas irrelevantes, probablemente tendríamos que investigar y medir en qué medida subirán las ventas de Mansilla y Paulo Mendez después de la gala o si se verán reducidos los ingresos de Millaray Palma luego de ese vestido de Kenita que emulaba a la publicidad de Dior como bien mostró viste la calle.

Desde estos argumentos se tomarán todos esos nacionalistas del diseño que piden a gritos que se ocupen sólo diseñadores chilenos para la gala… Pero ¿para qué? No sé si quiera ver como envuelven de nuevo en papel aluminio a la pobre Marlen Olivarí con la firma deBrancoli o como Ricardo Oyarzún tapiza de rosa y de cartón a cuanto hombre camine en pro de ser considerado “avant garde”. El diseño chileno debe ser expuesto en galas como ésta pero también debe preocuparse de esto instituciones gubernamentales para potenciarlo… “¡AY! YA SACÓ EL COMUNACHO AL SUBSIDIO Y AL ESTADO” dirán en su casa, pero si usted piensa que existe una real intención por parte del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes de potenciar el diseño de vestuario como una exportación no tradicional, instituciones como PROCHILE deberían hacerse parte del evento para aumentar los recursos y el profesionalismo de esta vitrina internacional, antes que la cosa de la gala empiece a despegar y veamos plagados de McQueen y Armani los tapices nacionales, lo que se ve como algo seguro si se sigue confiando en un diseñadores con nombre famoso, como Brancoli, más que un trabajo bien hecho como Mansilla con la Carola Mestrovic en sólo 2 semanas. No es un subsidio del Estado el que yo propongo, es una inversión en publicidad de exportaciones no tradicionales lo que debemos potenciar, porque finalmente las galas de Viña deben internacionalizarse para que la propia difusión del evento, de la ciudad y del país abunde en publicidad gratuita por todo el mundo.

Si usted es de aquellos que dirá que soy un soñador, porque estamos en Chile y aquí nunca tendremos la estampa de Estados Unidos, de Cannes o de los Goya, entonces la próxima vez que vea en una gala a una Faloon o a un Ricardo Oyarzún, no pele y recuerde que su propio límite creativo se proyecta en la intencionalidad de hacer de ésta una quiltra gala más. La gala de Viña, es la posibilidad más cercana de acercarnos a la vitrina internacional de la moda, acuérdese siempre de eso.

5. TODOS QUEREMOS SER JOAN RIVERS.

Joan Rivers es la célebre gringa que hace reir por medio de sus comentarios irónicos y sarcásticos cada vez que existe una alfombra roja. No hay nadie que se libre de su tremenda boca, ni tampoco de su tremendo sentido del humor. Tal es su influencia en el mundo de las alfombras rojas que muchos queremos siquiera parecernos a ella, tratando de dar en el clavo con el comentario más irónico o con la broma más trollera jamás creada. Sin embargo en ese ejercicio hemos caído (me sumo en esta caída) en la desclasificación de la persona y en el intento de destruir como se pueda a quien camina dignamente (o al menos lo intenta) por nuestra roja pasarela nacional.

Jordi Castell y Luciano Brancoli fueron los reyes de lo que no se debe comentar en una gala. Cada uno sacó su peor artillería de malos chiste y de críticas destructivas con epítetos como “refrigerador” o “ambulancias”, recomendaciones ofensivas como la liposucción que Brancoli  le recomendó a la Tia Sonia o la forma en que ambos críticos mezclaron situaciones personales como la que Jordi le dijo al Tiago Correa (que la última vez que miró para el lado le hizo harto daño a su señora) o la salida de madres de Brancoli recordándole lo rota que era Daniela Aránguiz por probarse un vestido de él que finalmente no compró (probablemente porque también tenía tremendo tajo en la pierna).

Sinceramente, todos caemos en medio de la vorágine de lo instantáneo en algún error similar, como cuando yo mismo en twitter le dije a la tía Sonia un par de cosas que hoy al leerlas, creo que fueron innecesarias y ante lo cual pido las disculpas que correspondan, pero me parece insólito que Jordi Castell, el mismo que reclama que Kramer lo basurea, sea el que hoy defienda el haber tratado de refrigerador a la Faloon y diga que sólo se arrepiente de no haberle dicho“trasatlántico”. Y fíjese que la Joan Rivers dice cosas mil veces peores, es verdad, pero hay una leve diferencia con respecto a nuestros imitadores nacionales: Cuando alguien le refuta algo o se ríe de ella, lo asume con la dignidad del cargo y también se rie de sí misma, lo cual es la principal diferencia entre esta mujer y su comparación con Jordi y Brancoli, quienes a la menor indiferencia se sienten heridos en su ego y pasados a llevar. Si la farándula es sin llorar, entonces pongan a la Fran García Huidobro en las críticas de la gala que al menos, cuando la han pateado en el suele, se limpia un poquito el polvo, se maquilla los moretones y sigue digna por la vida sin después amenazar a los que critican y se burlan de ella con querellas o fotos íntimas que podrían destruir una vida familiar. Nuestros Joan Rivers carecen de argumentos pero les sobra el ego y la altanería. Pedir disculpas, nunca te hará quedar mal pero sobre todo si eres capaz de ofender a alguien sin pedir disculpas debe haber al menos un poco de autocrítica para aceptar que te ofendan a ti sin amenazar con represalias.

6. EL PANTALLAZO MEDIATICO DE LA GALA NACIONAL

En Aysén está la santa cagá, un presidente ausente que manda ministros en su nombre pero que no manda al principal, al de Hacienda, mientras él se refugia buscando la popularidad en muestras de cariño popular por reconstrucciones o simplemente en la ausencia. En Aysén reclaman una igualdad demográfica que esta vez sí es culpa de los gobiernos anteriores, pero que este gobierno tampoco había tratado como prioritario. En Aysén la cosa está literalmente que arde, hasta enviaron refuerzos policiales para que cuidaran y resguardaran el área. Todo esto, mientras la Carola Parsons se menea como diosa griega en un Dolce y Gabbana azul y un plumero que sólo en sus orejas cobra ribetes de aros. Ahí, en medio de la gente y la galería un letrero se cuela comparando elprecio de un vestido con probablemente 2 o 3 años de universidad y denunciando la miseria de unos en pro del lujo de otros.

Chilevisión no mostró nada de esto, nada, ni un cartel ni nada. Pero lo lamentable es que quienes sí tuvieron pantalla no dedicaron ni un segundo a decir en aquel micrófono o en medio de una polera, camisa o cartel “FUERZA AYSEN”. Las reinas se preocuparon de verse bonitas aunque a más de alguna se le vieron los calzones o chilevisión en pro de la defensa de su candidata, ni las mostró para no inflar candidaturas extranjeras al canal. Pero ninguna de ellas ha mostrado más que loh peshos en su candidatura y ha tomado uno de esos carteles como propio en una especie de rebeldía de belleza. Ayer todos marchaban con la bandera homosexual en pro de la familia cuando Simonetti salía en cuanto programa existiera, artistas y animadores, rostros faranduleros se llegaban a vestir de estudiante o nana en pro de generar esa cercanía con el público y acercarse lo más posible al poder popular… En la gala nada más se vio el intento fortuito por verse bien y alejarse de aquello que pudiese sonar a política o protesta tan lejana al glamour internacional.

En pro de que el espectáculo debe seguir, noticieros, diarios y twitteros comenzamos a debatir si la Fran se veía chica en su diseño de Nicanor Bravo (que a mí me gustó mucho) o si a la jueza se le vieron o no los calzones. Pero tantos noticieros como nosotros mismos nos olvidamos a ratos de todas las causas sociales y las luchas políticas que en el pasado fueron hasta TT mundial. Aquí estamos comentando una gala que nos nubla la vista de nuestra propia realidad.

Con todo esto no digo que las galas y desfiles como el de ayer son meros actos que debiesen desaparecer, nada más lejos de la realidad si soy yo mismo el que piensa en la mejora de este evento, sin embargo me parece que una gala como esta no puede estar desligada del acontecer nacional y debe existir aquel personaje políticamente incorrecto que recuerde que esto es sólo una burbuja temporal y que hay gente que ve este desfile desde su asiento en medio de una casa de emergencia que ya cumple 2 años ¿o tanto miedo tiene la televisión de esa realidad?

La alfombra roja se transforma poco a poco en una especie de limpieza social y una higienización del acontecer nacional donde todo el mundo nace como crítico de moda pero que muchos no logran vincular con lo quedebe seguir siendo importante siempre.

La alfombra roja nos hace olvidar que Jordi es rostro del SERNAM y que probablemente la Carolina Schmidt no se sienta muy feliz con los comentarios de esa noche, nos hace olvidar todo, absolutamente todo lo que pueda ser relevante porque la función política de la gala, como la farándula y todo aquello que resulte banal, es justamente hacernos olvidar todo lo que nos molesta e incomoda, todo lo que se cuestiona, olvidar todo lo que en realidad nos pueda llegar a importar.


Anuncios

7 comentarios en “LA GALA DE VIÑA DEL MAR

  1. No considero que Aysen debería ser un motivo para transformar un evento “superficial” en algo político. Algo típico de los chilenos es que nos queremos agarrar de cualquier motivo para crear controversia, muchas veces cuando ni siquiera sabemos de que hablamos o solo por ser “bakanes”, el chaqueteo es algo que me parece bastante malo, y me parece correcto que no se transmitieran los carteles en el horario de la gala, ósea cada cosa en su lugar y momento. La gala como dices es para que la gente se distraiga de las noticias que nos abordan fácilmente 4 veces al día, un descanso no es malo, sobretodo cuando el descanso es el placer culpable e escondido de chile: La farándula.

  2. yeah toda la razón, el pensar en la grandes injusticia agota y creo que no deberíamos pasar por la televisión protestas ya que no es su momento y nos estresa no hay que indignarse ya que eso es de mal gusto (ya desactive el modo sarcasmo). no se realmente creo que el análisis de estos dos Chile, Aysen por un lado y el “glamour” de Viña por un lado.

    bufff en fin maestro ulises siga adelante y me gusto el punto de vista

  3. Mi estimado Don Ulises su columna impecable como siempre, con muchas verdades, disculpas perfectamente dadas y un análisis muy acertado de nuestra farándula. Gracias a VLC por aclarar cual era el origen del vestido de Kenita, me traía recuerdos y no lograba saber de donde eran.

    Al igual que Alvaro me parece que una Gala es un espectáculo donde la gente quiere ver lo que vio, no mas que eso. Somos muchos los que estamos cansamos que todo se transforme en un acto político, esta bueno empezar a separar un poco los espacios. Por otro lado tengo mis dudas si alguno de los que camino por la alfombra roja esta preparado para opinar de un tema como Aysen.

    La idea del espectáculo que brindo CHV era el mismo formato que el telespectador sigue en canales de cable obviamente adaptado a los recursos de nuestro país, con una cámara 360 que no pasó de ser un disco giratorio, con una alfombra que es un corredor y con miles de subidas y bajadas para complicar el paso de los nerviosos invitados. Eso era nada mas, CHILENUS RED CARPET.

    Yo me senté a ver eso y encuentro, como usted lo dice perfectamente unos párrafos mas arriba que “aquí nunca tendremos la estampa de Estados Unidos, de Cannes o de los Goya, entonces la próxima vez que vea en una gala a una Faloon o a un Ricardo Oyarzún, no pele …. La gala de Viña, es la posibilidad más cercana de acercarnos a la vitrina internacional de la moda, acuérdese siempre de eso”.

    Esperemos que sea por un tiempo corto hasta que aprendamos un poco, esto es lo que tenemos. Por primera vez hay mucho que rescatar y mucha gente que esta haciendo bien su pega. Mucha gente joven tratando de hacer nacer una industria que lleva miles de años en el mundo y me atrevo a decir que no mas de 10 en estas tierras.

    Tarea para el futuro. Hacer crecer el mercado de la ropa masculina. Bien por Sergio Arias que tapo algunas guatas de forma bien decente. Hay otras marcas en Chile ademas de Ziano Montello y Paco Rabanne. Señores ponganse las pilas y busquen otras opciones.

    Una vez mas mis felicitaciones por tus columnas.

    Luis B.

  4. Gracias por todos los comentarios…
    yo ya puse mi vision con respecto a la gala y la política y creo firmemente que era básico mostrar los 2 cartelitos.

    Y con respecto a la no combinacion de espacios ¿Por qué entonces tuvo que salir la ministra del SERNAM a hablar sobre la Tia Sonia? la política y la farándula van de la mano, por algo los políticos en campaña se pasean hasta por Morandé con Compañía.

    Pero de todas formas… gracias por haber leido la columna de hoy =)

  5. Obvio que hay que mostrar todo, mi estimado Ulises, los carteles son geniales y parte de este mundo donde todo se mezcla. Pero de ahí a que pidamos que una niñita de Yingo se pon a a hablar de una causa política en unos segundo de tele colgada de la valla que separa a los periodistas, hay un camino largo.

    Por eso me parece que cada cosa tiene un lugar en mi humilde opinión.

    Su columna, repito, es excelente.

    Cuente que dijo la ministra que no me enteré.

    LB

  6. La ministra hablo porque claramente es el tema de “moda”… de misma manera lo hicieron con el usuario que posteaba fotos de gente obesa en internet.
    Claramente aprovechar el tema de moda para dar una imagen positiva les ha servido a todos los gobiernos. Pero aunque personalmente pienso que lo que le dijeron a la tía Sonia es bastante alejado de ser un ofensa para genero femenino, es lo que tenemos y los gobierno van a usar cualquier pretexto para subir la popularidad, lo hacen ahora, lo hicieron ayer lo harán mañana.
    Si lo analizamos bien, la política y la farándula no son muy diferentes, solo que los primeros creen hacer algo muy importante y los segundos saben que lo hacen por el bien propio. No considero muy grande la diferencia entre una ministra que sale a defender a la mamá de un deportista de elite (porque aceptémoslo si fuera la mamá de Luli ningún ministro defiende) y entre una farandulera Belén Hidalgo que aprovecho su “maltrato” para mejor la imagen y ganar eventos

A ver... y usted que opina??? Comente pues !!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s